ANÁLISIS

Rayman Legends. ¿Un gran plataformas?


Hace ya unos años que somos aficionados a los videojuegos y en el principio de este hobby sin duda el género que destacaba era el de las plataformas. Sonic y Mario dominaban y todo el mundo los conocía, incluyendo a los que nunca habían tocado un mando. Juegos con imaginación, innovación y mucha diversión. Seguramente estos son los juegos que dominan nuestros recuerdos de esa época porque la tecnología no había evolucionado lo suficiente como para que surgieran nuevos géneros que ahora son muy normales, como por ejemplo los shooters en primera persona o las aventuras de acción en tercera persona. Y si nos venimos al presente, las plataformas han perdido la presencia que antes atesoraban. Ante una ausencia tal como la de ahora, juegos como Rayman Legends son un soplo de aire fresco muy agradable. El juego ya salió para otras plataformas hace unos meses y posteriormente ha llegado a nuestras PS4.

Rayman, como todo plataformas, está dividido en mundos y cada uno de ellos en niveles. El diseño de los menús está muy bien pensado y Rayman es el protagonista al poder irse desplazando por las distintas zonas. Una vez entramos en materia nos encontramos con un plataformas en 2D con escenarios llenos de detalle y muchísima variedad. Pasamos de zonas boscosas a desérticas o de golosinas con mucha velocidad, todo con un mimo por el detalle brutal por parte de los diseñadores. Creemos que es todo lo que un 2D puede dar de sí, con dibujos como hechos a mano muy puntillosos. Sin duda, hay una gran cantidad de horas detrás del dibujado de todo lo que vemos.

Nos enfrentaremos a muchos peligros para salvar a los pajarillos azules

Nos enfrentaremos a muchos peligros para salvar a los pajarillos azules

Nuestro personaje cuenta con la ayuda de un compañero en algunas partes de ciertos niveles y su aportación se reduce a levantar zonas, abrir puertas o desbloquear el acceso a nuestro protagonista. Es una adición interesante pero se queda en poco. Nos da la impresión de que su presencia podría haber sido más explotada, como por ejemplo para ser uno de los personajes elegibles en un posible modo cooperativo online o local.

Los niveles se pueden completar rápidamente, evitando los peligros y llegando de un extremo al otro, o completarlos del todo, algo mucho más complicado porque tenemos además que recolectar todos los pajarillos azules que van rellenando un recordatorio en la parte superior derecha de nuestras pantallas. Esto es algo que en los primeros compases se realiza fácilmente pero que a medida que avanzamos se convierte en casi inalcanzable. Hay un total de setecientos (habéis leído bien) pajarillos que debemos rescatar. Hay una variedad de niveles interesante y novedades como los niveles musicales, en los que tenemos que ir a cierta velocidad para que nuestros toques al mando estén sincronizados con la música que escuchamos. Muy divertido, adictivo y original.

Rayman, como siempre, salta, planea y pega puñetazos. ¿Y ya está? Sí. Es una pena, pero sí. No tiene más habilidades ni recursos. Se entiende que se quiera mantener la esencia de un clásico que lleva décadas en este mundo, pero aumentar las habilidades no implica destrozar nada. Con las nuevas consolas (y también con las de la generación anterior) se podrían haber añadido nuevas posibilidades, como disparar, saltar de distintas maneras o simplemente volar más tiempo.

La música y efectos de sonido nos han encantado por su variedad, coherencia y originalidad. Cada una pega perfectamente con el nivel que vemos ante nosotros y nos da ese push de energía para afrontar la fase con ganas.

Como no podía ser de otro modo, los jefes de final de mundo nos esperan para evitar que sigamos adelante. ¿O no? En bastantes de ellos nos da la impresión de que el nivel de dificultad impuesto es muy bajo. No se puede modificar y por tanto no hay manera de afrontar un reto mayor. Una pena porque vas pasando de mundo a mundo sin tener muy claro si lo mereces o no. Esto, unido a que puedes morir infinitamente y volver a una zona del nivel bastante cercana a en la que habías perecido, hace que el juego sea excesivamente fácil de terminar.

Uno de los jefes a los que tendremos que dar su merecido

Uno de los jefes a los que tendremos que dar su merecido

COMENTARIOS FINALES

Rayman Legends para PS4 es un juego divertido y que te puede tener enganchado a la consola un tiempo. Solo un tiempo. Hay algo en él que le hace perder la magia que nos envicia normalmente. Puede que sea su bajo nivel de dificultad o sus rutinas repetitivas. Sea lo que sea, no nos ha calado hondo. No sientes la necesidad de estar horas y horas hasta conseguir los setecientos pájaros azules. Y esto es un gran problema cuando hablamos de un plataformas, género en el que el toque adictivo es lo único que lo hace duradero. Al fin y al cabo se trata de pasar escollos y zonas, y si no hay un sentimiento adictivo, poco puede durar metido en nuestras consolas. Obviando todo eso, Rayman Legends tiene un tiempo en el que sí te encantará, un tiempo en el que te sorprenderán sus escenarios, detalle, música y mimo. Pero ahí se acabó. No hay más. No hay más adicción. Una lástima. Si te gustan los plataformas mucho, seguro que lo pasarás en grande jugándolo, pero si es un género con el que solo disfrutas de reyes como Mario, entonces será mejor que esperes a creaciones de Ubisoft más grandiosas como parece que será Assassins Creed Unity, o como ya lo es Assassins Creed Black Flag.

rayman

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s