ANÁLISIS

Análisis The Evil Within. Mikami ha vuelto


Ser de la vieja escuela cuando hablamos de videojuegos es algo que tiene un aroma especial. Uno es de la vieja escuela cuando lleva en esto del entretenimiento digital muchos años, para lo cual tienes que tener cierta edad. Digamos que más de 20. Si lo eres, creciste con máquinas como la Atari 2600, el Amiga, el Spectrum o la Master System. La progresión en el mundo de los audiovisual es tremenda. En menos de treinta años hemos pasado de cuadros bidimensionales a juegos en 3D con todo tipo de filtros y presupuestos superiores a los de las grandes producciones de Hollywood. El juego que nos ocupa hoy, The Evil Within -TEW a partir de ahora- requiere entender lo que es ser la vieja escuela para poder apreciarlo al 100%.

Sebastian Castellanos tendrá que salvar a la ciudad de Krimson de un psicópata, Ruvik

Sebastián Castellanos tendrá que salvar a la ciudad de Krimson de un psicópata: Ruvik

El director del que fue -y es- uno de los grandes videojuegos de todos los tiempos, Resident Evil 4, vuelve con este juego creado por Tango Gameworks y distribuido por Bethesda. Hace 10 años que la obra de Capcom dejó a todos con la boca abierta. Era la cuarta itinerancia del juego de terror por excelencia de la época. Después de las tres primeras partes en las que todo rondaba en torno a cámaras estáticas y tensión por no saber lo que te encontrarías más adelante, llegó pisando fuerte Leon Kennedy y sus ansias de investigar todo sobre el virus Umbrella. Resident Evil 4 cambió la franquicia, al incluir cámara detrás del hombro, libertad de movimiento de esta y una mayor dosis de acción. El título fue todo un éxito y los que somos de la vieja escuela recordamos estar con 18-25 años, horas y horas hasta descubrir una pieza más del puzzle que contenía todo lo maquinado por las mentes enfermas de Umbrella Corporation. Shinji Mikami ha estado mucho tiempo en la sombra y después de tantos años vuelve con TEW, un nuevo survival horror con la intención de mejorar -o al menos igualar- lo mostrado por Capcom hace una década. ¿Lo ha conseguido?

Empezamos nuestra aventura al ser llamados para investigar cierto suceso extraño acaecido en el Hospital Psiquiátrico Beacon. Nos metemos en el papel de Sebastián Castellanos, miembro del Departamento de Policía de Krimson, del que sabremos mucho sobre su vida a lo largo del juego. Nos acompañan dos compañeros más -hombre y mujer- con los que llegamos al manicomio. Al entrar -evitemos spoilers- la situación es poco menos que dantesca, dejando claro que algo realmente maléfico ha sucedido no hace mucho. Justo aquí empieza nuestro objetivo principal: saber qué ha pasado, llegar a descubrir quién lo ha producido e intentar detenerlo para que no continúe con su sed de sangre y crímenes.

Hay mucho que investigar. Nuestro amigo -el de la derecha- ya no tiene esa opción

Hay mucho que investigar. Nuestro amigo -el de la derecha- ya no tiene esa opción

TEW es un juego que hay que jugar con calma, sabiendo que nos va a ofrecer mucho y que no es posible jugar quince minutos y dejarlo hasta dentro de una semana. Su historia es enrevesada y larga por lo que unas buenas sesiones de varias horas serán las mejores compañeras si deseamos disfrutarlo como se merece. Yo he tardado 19 horas y 37 minutos en terminarlo y me han matado 176 veces. De estos datos -independientemente de la habilidad de cada uno- se puede extraer un dato claro: TEW es duro y largo. No tiene sentido pasar por los escenarios sin más porque los guionistas premian mucho que exploremos todos los rincones. Sumemos a esto el hecho de que la munición escasea muchísimo, así que la mejor forma de equiparnos medianamente bien será buscar en todos lados una bala, por poco que parezca. Para poder usar bien todo lo que encontremos debemos planear bien nuestro inventario. Podremos llevar muchos objetos y armas pero solo cuatro fácilmente accesibles en todo momento mediante la cruceta. Aparte de estos cuatro atajos, podremos acceder a todo nuestro equipo presionando el botón R3 en nuestras PS4 -versión que hemos probado-. TEW cuenta con un proceso de evolución del personaje y de guardado muy original y que merece una explicación: para guardar encontraremos en distintos puntos de nuestra andadura habitaciones en las que sonará la canción “Claro de Luna” de Debussy. Al entrar en ellas y normalmente tras haber leído fragmentos del diario de Sebastián, podremos ir a otra dimensión temporal y espacial mediante un espejo que nos hará las veces de portal. Así podremos firmar un documento en el Hospital Beacon y grabar nuestra progresión. En la misma zona tendremos acceso a una especie de silla eléctrica en la que mejoraremos nuestras habilidades. Todo tipo de ellas: armas, físico, potencia de las jeringuillas curadoras, etc. Si queremos usar dicha silla tendremos que haber recogido el llamado gel verde, que en realidad es fluido cerebral que encontraremos continuamente. Para ello, tendremos que matar enemigos, rebuscar en habitaciones o acabar con jefes. Hay algo que nos alegra y es que no solo podremos grabar nuestro avance en los citados lugares con el espejo, sino que cada vez que lleguemos a un punto de control el juego grabará automáticamente. Algo que agradeceremos mucho dada la dificultad de muchos pasajes. Entre el armamento que llevaremos habrá pistola, pistola magnum, escopeta, rifle francotirador, granadas y ballesta agonía. Esta última será imprescindible en muchos momentos. Al más puro estilo The Last of Us, encontraremos o desmontaremos piezas que nos servirán para construir distintos tipos de flecha: electrificadas, paralizantes, explosivas, etc. Nos encanta esta manera de mejorar nuestro arsenal. También como alusión clara a The Last of Us, encontraremos botellas de vidrio que podremos tirar a los enemigos para noquearlos o simplemente para que vayan a otro sitio y despistarlos. Son muy frecuentes, lo cual demuestra mucha mala leche por parte de los guionistas porque, si bien es verdad que son útiles, siempre estaremos pensando: “¿por qué hay tantas botellas y tan pocas flechas para la ballesta agonía?”. Una muestra más de la necesidad de sobrevivir en TEW. Para concluir con el apartado armamentístico, podremos llevar cerillas. Su inclusión puede parecer superflua, pero son muy importantes. Con ellas quemaremos a los enemigos que estén en el suelo inconscientes y así evitaremos que puedan levantarse. Os aseguramos que cuando hay muchos a la vez, las cerillas son casi imprescindibles para avanzar.

Escenarios tan atípicos como este salen de la mente de Mikami. Te hemos echado de menos

Escenarios tan atípicos como este salen de la mente de Mikami. Te hemos echado de menos

En nuestra primera partida se nos dan a elegir dos niveles de dificultad. La principal diferencia es la cantidad de munición y ayudar para mejorar tu salud que encontraremos. Y en cierto modo la virulencia con la que los enemigos nos atacarán. Recomendamos empezar con el primero de los niveles para no llegar a alcanzar cuotas de frustración tan altas que nos den ganas de apagar la consola.

TEW no es un juego de un solo escenario. Al contrario de lo que pasa con muchos títulos, este de Shinji Mikami explota muchas localizaciones, necesarias para el desarrollo de la historia, pero que también consiguen mantenernos pendientes e interesados, al borrar todo atisbo de posible aburrimiento. Sebastián tendrá que ir a hospitales, zonas de bosque, mansiones que son un gran guiño a los primeros Resident Evil, exteriores apocalípticos similares a los vistos en The Last of Us, alcantarillas, laboratorios y varios más. El trabajo de los desarolladores es realmente de agradecer.

Una de las grandes polémicas que han llegado con TEW es el formato de pantalla 2,35:1, que hace que haya siempre bandas negras arriba y abajo, al estilo de las películas. Fuera de saber el verdadero motivo, sea para dar un toque cinematográfico o porque no pudieron alcanzar una buena resolución con 16:9, a nosotros no nos ha dificultado en nada el desarrollo de la aventura. Sin embargo, es cierto que podrían haber puesto esas bandas en las cinemáticas y quitarlas en el verdadero gameplay. Algo que sin duda Tango y Mikami tendrán que mejorar o al menos valorar en futuros juegos.

Otro de los puntos muy criticados ha sido el producto gráfico final. Han llovido los comentarios sobre la baja resolución, las bajadas de imágenes por segundo y lo poco que se ajusta el juego a lo que es la nueva generación. Cierto es que las texturas son demasiado planas y que hay generación de texturas repentinas -el famoso popping-. Algo poco explicable con los avances técnicos con los que cuentan los desarrolladores a día de hoy. Por otro lado, nosotros no hemos tenido ningún problema con el framerate que dificultara disfrutar a tope del juego. No obstante, a mí se me ha pasado por alto todo lo que se pueda criticar sobre el aspecto visual del juego al experimentar un punto en el que TEW es uno de los mejores exponentes de los últimos años: la ambientación. Permitidme pasar de párrafo para valorar este aspecto como se merece.

Ambientación con mayúsculas. Hay que jugarlo para sentirlo del todo

Ambientación con mayúsculas. Hay que jugarlo para sentirlo del todo

TEW mama claramente de Resident Evil. Esto es algo que se nota desde los primeros minutos cuando ves la cámara que llevará tu personaje todo el tiempo: detrás del hombro, con un ángulo reducido y que siempre nos causa tensión. Y también lo notas al coger el primer objeto (una llave) y salir ese sello típico de Mikami del dibujo serigrafiado en pantalla. Pelos de punta. Lo dicho son solo dos toques sutiles al principio del juego que te hacen ver lo que te espera. Lo que te espera es mucho: nos ha encantado lo detallado de todos los escenarios, la manera en la que los enemigos explotan, expulsan sangre y emiten sonidos amenazantes. Es un juego con mucho gore solo apto para mayores de edad y usuarios que no tengan una excesiva sensibilidad. No entraremos en detalles pero hay que tener ganas de ver sangre y vísceras a mansalva. Las partículas flotando cuando encendemos nuestro candil y caminamos a través del polvo. La música de fondo que cambia magistralmente basándose en lo que nos estamos encontrando o lo que encontraremos. Lugares angostos y otros amplios. Gas, explosiones, palancas que activan trampas. Objetos puestos con mala idea y algo de broma como llegar a un sitio en el que hay gas en el ambiente y conseguir el objeto que deseas. Hay un enemigo al lado yaciendo, una cerilla a su lado. No lo piensas y lo quemas. Todo el edificio explota incluido tú. Todo el esfuerzo en vano. Mikami en estado puro. La ambientación es tan sublime que no querrás dejar de jugarlo. La variedad de situaciones que nos encontramos es muy amplia. En algunas tendremos que usar el sigilo, por ejemplo cuando haya una horda de enemigos y no tengamos casi munición. Es ahí cuando tendremos que hacer uso de todo lo que encontremos y tener mucha imaginación. Habrá otros momentos en los que la acción será la protagonista clara. La presencia de puzzles en TEW es escasa y los que hay no ofrecen demasiada resistencia. Una baja dificultad aspecto que usuarios como yo agradecemos pero que otros pueden echar de menos. El juego se divide en quince capítulos, todos ellos con una forma de actuar distinta. Gran trabajo. Varios de ellos acabarán con un boss al que habrá que matar o al menos mantener alejado. La manera de afrontar los enfrentamientos varía dependiendo del jefe, lo cual añade una frescura y variedad que valoramos positivamente. Habrá capítulos de corta duración en los que solo nos enteraremos de aspectos narrativos y casi no mataremos ningún enemigo. Y otros con mucha duración -por encima de la hora y media-. Se puede decir que son fragmentos argumentales que harán que al final todas las piezas encajen.

El apartado sonoro de TEW también raya a un nivel muy alto. Efectos de sonido como explosiones o materiales que se rompen nos meterán aún más en la historia. Recomendamos como siempre -y aquí más claramente- usar un headset stereo para poder disfrutar de detalles como girar nuestro personaje a derecha o izquierda y comprobar como el sonido nos llega por los dos canales o solo por uno de ellos. En cuanto a la música, como hemos dicho el leit motiv será “Claro de Luna” de Debussy, pero también nos acompañarán melodías de terror y tensión que harán que nuestro cuerpo tiemble en más de una ocasión. Algo que no podemos pasar por alto es el doblaje al español. Ojalá todas las productoras se tomaran tan en serio este apartado. Es cierto que no siempre se tiene el presupuesto que uno querría, pero hay localizaciones que empañan un gran trabajo. Hay ejemplos de sobra así que no nombraremos a nadie. Esto no pasa en TEW, un juego con el mejor doblaje al español que he podido escuchar en los últimos tiempos. Han contado con actores de doblaje profesionales y se nota el buen hacer y la experiencia. No todo queda ahí, sino que la ecualización es magistral y hace que el conjunto sea de sobresaliente.

La historia de TEW es muy psicológica, con saltos temporales y espaciales. Es casi imprescindible leer todos los documentos que vayamos recolectando si queremos disfrutar bien del guión, ya que en ellos se nombran aspectos que más adelante nos harán cuadrar todo como se debe. Valoramos y mucho el tiempo y talento dedicado por parte de los escritores y del propio Mikami. Hay juegos que no enganchan y que a los pocos días dejas de lado. TEW te va a agarrar bien fuerte y será raro que lo sueltes hasta que rueden los créditos.

El gore es una de las señas de identidad de The Evil Within. No es un título para todo el mundo

El gore es una de las señas de identidad de The Evil Within. No es un título para todo el mundo

¿Es The Evil Within un digno sucesor de Resident Evil 4? Para mí la respuesta es claramente “sí”. Y no solo un digno sucesor sino que en muchos aspectos lo supera. Coge de él la acción y el terror que Capcom nos hizo llegar hace diez años. Pero añade sigilo, duración, una mejor progresión del personaje -mucho más original- y unas cuotas de adicción mayores.

¿Es The Evil Within un survival horror de la vieja escuela al igual que Resident Evil 1-3? No. Pero tampoco le hace falta ni lo pretende. The Evil Within es un juego mucho más completo, en el que pasaremos terror en varios momentos, pero también disfrutaremos de acción que la PS1 y 2 no podían ofrecer. La ambientación recuerda a los 4, a los 4 Resident Evil. Coge de ellos virtudes que conjunta en un bluray que no se olvidará.

COMENTARIOS FINALES

The Evil Within es un juego de acción y terror con letras mayúsculas. Es la mejor aventura de acción de nueva generación sin lugar a dudas. Sobre todo si has jugado a toda la saga de Resident Evil, te encantará su conjunción de géneros, sus guiños, su historia larga, compleja y rebuscada. Tiene sus carencias gráficas, cierto es, pero su ambientación es tan brutal que las olvidarás. Es largo y duro, plantéate morir muchas veces pero si no te rindes y quieres llegar al final, verás cómo cada capítulo es mejor que el anterior. Así te engancharás y desvelarás el porqué todo ha sucedido y que habrá una segunda parte pronto -esperemos-. Gracias Mikami, Tango y Bethesda. De las mejores 19 horas y 37 minutos de los últimos años.

NOTA: La distribuidora del juego en España nos hizo llegar una copia gratuita para análisis

the-evil-within

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s