ANÁLISIS

Análisis Call of Duty: Advanced Warfare. ¿Mejor este año?


Hay sagas que salen todos los años y por ello les llueven las críticas por creer que es solo una estrategia comercial con el único objetivo de vender más juegos que no incluyen las suficientes novedades ni motivos por los que merezca la pena pagar año tras año los aproximadamente 60€ que valen las nuevas ediciones. Call of Duty es una de esas sagas que no faltan anualmente a su cita con las estanterías de las tiendas. ¿Son los argumentos comentados más arriba aplicables al título que nos ocupa hoy, Call of Duty Advanced Warfare? Sigue leyendo y lo descubrirás…

Call of Duty Advanced Warfare (a partir de ahora COD AW) es la apuesta de Activision para este 2014. Para refrescar un poco su saga, lo primero que han hecho es encargar a un equipo de desarrollo distinto toda la programación del título, Sledgehammer Games. Aparte de esta novedad, otra de las adiciones más sorprendentes es la del actor Kevin Spacey, que será uno de los protagonistas y que nos acompañará a lo largo de toda la campaña en muchísimas cinemáticas.

Por primera vez en esta franquicia, se nos traslada al futuro, pero un futuro cercano no llegando a ser de absoluta ciencia ficción. En particular, la acción del modo campaña se desarrolla desde el año 2054 al 2061. Estamos hablando de un futuro relativamente cercano y aquí empiezan los aspectos que nos han realmente convencido de COD AW. Al tener todo lugar dentro de 40 años, hay mucha tecnología que ahora mismo está en fase de experimentación o se considera actualmente probable en unas décadas. Hablamos por ejemplo del uso de drones con uso militar o el empleo de exoesqueletos de metal para proporcionar a los soldados mayor fuerza, puntería o habilidad. Asimismo, vemos gadgets como guantes magnéticos para trepar zonas verticales o granadas que son capaces de marcar a los enemigos que se encuentran en cierta zona, para poder acabar con ellos con mayor facilidad. Nos ha encantado la manera en la que se implementa todo este concepto de “media ciencia ficción”, porque son aspectos no tangibles hoy en día pero se tiene la certeza de que lo serán (al menos la mayoría) en unas décadas.

El modo campaña nos presenta la situación a nivel mundial en 2054. En el mundo sigue habiendo guerras y los países más potentes continúan con el ansia de dominar las naciones más pobres para poder poseer todos sus recursos. Sin embargo, los ejércitos de estos países no gozan de una tecnología muy puntera, tecnología que sí tiene la empresa Atlas, de la que Kevin Spacey (Jonathan Irons en el juego) sí disfruta. Por ello, Atlas vende armas y demás herramientas a, en principio, el gobierno estadounidense. No obstante, y tras la muerte de su hijo en el campo de batalla, Irons modifica sus planes iniciales. El soldado Mitchell (personaje al que controlaremos en todo momento) vive su muerte de cerca. No contaremos más acerca de la historia para evitar todo tipo de spoilers. Solo queremos asegurar que todo el modo campaña tiene tantos giros argumentales y tantas localizaciones que será imposible aburrirnos y estaremos enganchados como pocas veces nos ha sucedido con un FPS. Es también verdad que aunque el guion es bastante mejor de lo típico en un shooter hay igualmente momentos predecibles y un poco simples en cuanto a narración. Visitaremos zonas tan dispares como Detroit, Bagdad, Grecia o la Antártida. COD AW aglutina muchísimos momentos variados. Tendremos escenas muy cinematográficas con continua acción, fases de sigilo no muy frecuentes en un shooter, uso de distintos vehículos, zonas con muy poca munición, espionaje… La lista sigue y no podemos más que agradecer a los desarrolladores el empeño puesto en que nuestra experiencia sea lo más variada posible.

Es el primer COD que aparece en la nueva generación de consolas. Por el momento, los dos grandes referentes en PS4 eran Killzone: ShadowFall y Destiny, ambos llegados como exponentes visuales en dos momentos distintos de la vida de PS4. COD AW brilla con luz propia. Después de que Destiny tuviera unos gráficos decentes pero no rompedores, Killzone era para nosotros el mejor ejemplo visual de lo que la máquina de Sony era capaz de hacer en FPS, pero con la llegada del juego de Activision hay un nuevo referente. El título de Sledgehammer Games brilla con luz propia. Mantiene constantes 60 fps y 1080p, algo ya valorable si tenemos en cuenta las mentiras no cumplidas de otros juegos: Killzone, Destiny, Watch Dogs… y la lista continúa. Los 60 fps se notan y mucho. El juego goza de una fluidez y una solidez tremendas. Las texturas son muy sólidas y las escenas de acción producen un nivel de inmersión que solo se puede explicar viéndolo en una televisión en condiciones. Los reflejos y luces dinámicas, las partículas flotando en el aire, el humo… Todos estos aspectos son de verdadera nueva generación y es un salto inmenso entre la anterior hornada de consolas y esta. Una experiencia que merece la pena realmente sentir. Si todo lo anterior es brutal, no lo son menos las cinemáticas que nos presentan los distintas misiones. La primera vez que las veáis se os va a quedar cara de bobos. No podrás saber si es una película de verdad o animación por ordenador hasta que hiles muy fino y detectes pequeños detalles en el movimiento de las bocas. Es tremendo ver todas estas escenas en movimiento. Detalles en los tejidos de la ropa, animaciones faciales, arrugas, sudor, músculos. Todo es un regalo para los ojos de nosotros, los gamers. Como punto negativo podemos incluir la sensación falsa de ciertas explosiones, dando pinta de demasiado creadas por ordenador. Siendo meticulosos se pueden sacar estos dos puntos, pero el sentimiento general es muy gratificante.

En cuanto a la música, este sí es un aspecto claramente mejorable porque las composiciones no pegan mucho con los momentos que se viven y encima tienen una ecualización defectuosa que hace que no formen parte clara de lo que está sucediendo en pantalla. Todo lo contrario pasa con los demás aspectos sonoros del juego. El doblaje al español es muy pero que muy bueno, con actores profesionales que hacen un gran trabajo. Estamos viviendo una época de mucha calidad en este aspecto de muchos juegos y COD AW no es una excepción. Más bien lo contrario. Algo también destacable en este punto es la genial ecualización que han hecho. Nunca dejas de escuchar a tus compañeros, pero no interfiere para nada en la vorágine de efectos de sonido de armas y explosiones. Es más, se consigue una gran inmersión porque las órdenes que te van dando o las instrucciones (como “a las doce”) forman parte plena de tu acción y te ayudan mucho a avanzar. Algo genial. Por último, los efectos sonoros son tremendos: explosiones, disparos, gadgets… Todo está genialmente implementado y no suena nada exagerado. La ambientación es sublime.

Como en todo COD, el componente online es lo que más vida da al título y en COD AW esto no es una excepción. Lo que sucede es que todos debéis pasaros la campaña, porque es tan variada y sorprendente (el final os encantará) que nadie debe perdérsela. Como decimos, el juego online alarga la vida de una campaña que nos llevará unas 8-9 horas terminar. Todas las virtudes que ya hemos comentado quedan intactas en el modo por internet. Hasta 18 jugadores simultáneos con muchísimas mejoras por desbloquear: armas, atuendos, habilidades… La lista es tan larga como el número de horas que estaremos delante de nuestras consolas intentando batir a todos los humanos que se enfrenten a nosotros. Una advertencia: tened cuidado con vuestra vida social.

COMENTARIOS FINALES

Call of Duty Advanced Warfare no es solo una disculpa para sacar un nuevo COD todos los años. Ni mucho menos. Su campaña es intensa, variada y muy satisfactoria. Visualmente el juego es de lo mejor que hay en la nueva generación y, sin duda, lo mejor en cuanto a FPS. No lo dudéis. El final es sorprendente y el añadido de Kevin Spacey da un toque de superproducción que agradecemos mucho. Las cinemáticas en las que salen él y los demás protagonistas son de lo más asombroso que hemos observado nunca en un videojuego. La época en la que suceden los hechos, ese futuro cercano, pone sobre la mesa mucho de lo que sucederá con las guerras de dentro de cuarenta años y lo hace con maestría, sin inventar armas imposibles ni mucho menos. El modo online mantiene la solidez de siempre en la saga y alarga la vida del juego casi hasta el infinito. Un título perfecto para estas navidades para los ávidos de acción, disparos y visuales de última generación, pero de las de verdad.

NOTA: La distribuidora del juego en España nos hizo llegar una copia gratuita para análisis.

cod-aw

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s