ANÁLISIS

Análisis Motorcycle Club PS4: ¿un buen juego de motos en consola?


El mundo de las motos nunca ha tenido una gran cabida en el de los videojuegos. No es algo nuevo. Nunca ha gozado del hueco que los amantes de este vehículo desearían que tuviera. En los últimos años juegos como la saga Moto GP han intentado cubrir esa carencia, casi siempre con poco éxito por poner sobre la mesa propuestas poco pulidas y que desagradan a lo que aman este mundo. Mal comienzo si vamos por ahí. Hace unos días ha llegado al mercado Motorcycle Club, disponible para Xbox 360, PS3, PS4, PC y Stream. Nos llega de la mano de los franceses Kylotonn Games y está siendo distribuido en España por los chicos de BadLand Games que nos han hecho llegar una copia para PS4. Veamos si este Motorcycle Club (desde ahora MCC) es el juego de motos que quitará la mala racha de este género…
Lo primero que hay que dejar claro es que MCC no es un simulador de motos realista, al estilo de lo que son Gran Turismo, iRacing o Assetto Corsa en coches. Hablamos más de juegos como la saga Need for Speed, un género mucho más arcade que busca la diversión directa sin complicaciones mecánicas o de conducción.
MCC nos permite utilizar motos reales de constructores reputados. Podemos elegir entre BMW, Honda, Kawasaki, KTM, Suzuli y Yamaha. Una variedad muy interesante y dentro de cada una de las marcas tenemos bastantes modelos por los que decidirnos. El modo central del juego es el torneo, en el que tendremos que ir haciendo distintos campeonatos para conseguir dinero que nos permita comprar más motos para acceder a otros torneos. El sistema es simple y directo: eliges un campeonato para empezar y usas las motos que el juego te da por defecto. Haces las carreras y dependiendo de los créditos que obtengas podrás conseguir la moto que haga falta para el siguiente torneo. La manera de conseguir nuevas motos es entrando en su llamado desafío de constructores. Básicamente correremos tres vueltas en uno de los diez circuitos del juego para conseguir bajar de un tiempo que se nos pida. Si lo hacemos la moto será nuestra tras pagar los créditos que valga. En los distintos torneos conseguiremos más puntos si hacemos distintas acciones típicas de arcades de este tipo, como rozar enemigos, pasar por arcos o deslizar la moto. Mientras hacemos todo esto se nos irá llenando un turbo que podremos usar pulsando la X en momentos en los que necesitemos un extra de velocidad.

La verdad es que el número de motos nos ha dejado bastante contentos y tiene variedad para aburrir. Las motos se dividen en tres categorías: superbikes, roadster y custom. En todas las carreras (menos en los desafíos de escuderías) vamos a tener que ir alternando de una a otra para poder sacar el máximo partido en cada tipo de sección del circuito. Las superbikes son muy buenas en recta porque tienen una gran aceleración y velocidad punta, las roadster son útiles en curvas enrevesadas y las custom las usaremos en zonas en las que el firme tenga muchos baches. Para cambiar de un tipo a otro usaremos el L1/R1. El sistema suena bien pero es muy incómodo cuando apretamos el R1 ya que aceleramos con el R2 y se hace muy raro pulsar un botón mientras presionas el otro. Habría sido mucho más fácil poder apretar el L1 y que directamente cambiara a la moto adecuada sin tener que ir de derecha a izquierda entre los tres tipos.

Podemos elegir entre Superbikes, Roadster o Custom

Podemos elegir entre Superbikes, Roadster o Custom

Es cierto que el manejo de un tipo de moto a otro cambia y notamos mucha menos maniobrabilidad por ejemplo con las custom que con las roadster. Pero ahí quedan las diferentes sensaciones: da igual que compres una Honda o una Kawasaki superbike: ambas se comportan igual. Y da igual una roadster de una marca u otra. También se comportarán igual. Así que las diferencias solo se notan dependiendo del tipo de moto, pero no de su marca. Una pena porque este aspecto de físicas queda muy limitado y todos los modelos que se nos ofrecen no son más que anecdóticos. Si solo hubiera una moto de cada tipo, nos habríamos quedado igual.
Las físicas de las motos son bastante flojas en general: dan tirones al girar, chocan contra las paredes como si nada y cogen curvas a 220 km/h sin que notes nada de falta de grip. Por otro lado, las curvas cerradas hacen que tengas que frenar una barbaridad, lo cual choca con lo que sucede en las rápidas. Hay igualmente una ausencia total de IA por parte de los demás contrincantes: se te tiran encima y no te tienen en cuenta si estás en tu trazada. Simplemente te abordan. Siempre que cambias a la moto custom al entrar en un tramo bacheado, adelantas a rivales sin ningún problema porque ellos siguen con la moto superbike o roadster. Algo que quita todo interés a momentos en los que hayamos perdido el contacto con la cabeza de carrera. Al principio nos costará un poco coger las curvas cerradas pero una vez que hayamos pillado la dinámica (no más de 1 hora) nos resultará muy fácil ganar las carreras de los torneos, sea cual sea. Incluso cometiendo errores graves ganaremos a veces con un minuto de ventaja en una carrera a tres vueltas. Algo sin lógica, incluso siendo un juego arcade. Encima, cuando nos quedemos atrás y en teoría debiéramos haber perdido como 10-15 segundos con los demás, enseguida nos pondremos detrás de ellos. Es como si nos esperaran. Esto resta interés al juego a corto-medio plazo, por lo que su vida útil es más bien reducida.

Usaremos las motos Custom para zonas bacheadas

Usaremos las motos Custom para zonas bacheadas

Teniendo en cuenta que es un juego de no-simulación, entendemos perfectamente que no haya nada complejo en cuanto a reglajes o piezas, pero es que en MCC hay una ausencia total de toda personalización. No podemos mejorar la moto en ningún sentido. Nos habría encantado poder adquirir turbos más potentes o mejoras en el motor que aumentaran la potencia o la aceleración. Al menos algo que nos diera alicientes para seguir haciendo carreras.
Visualmente MCC es un juego que intenta pero no consigue. Tiene aspectos buenos como la sensación de velocidad en rectas y curvas rápidas en zonas al aire libre del circuito pero en túneles la velocidad que sientes es casi nula, y los fondos y laterales de los trazados están muy muertos, con casi nada de movimiento. Deberían haber implementado más viento y efecto sobre árboles o gente en los laterales del circuito animando. Hay detalles que nos han gustado como que el piloto mire hacia atrás cuando tenga a un rival cerca, pero vuelven a quedar en aspectos superfluos cuando compruebas la poca definición de las motos en carreras o del propio piloto.
El sonido en un juego así se antoja esencial para poder sentir la fuerza de estas bestias. Por desgracia, los desarrolladores no parecen haber entendido esto de igual modo y los efectos son iguales sea cual sea la marca. Solo hay diferencia de nuevo entre si son roadster, custom o superbike. Una pena porque el sonido de un motor es una de las cosas que más hay que trabajarse en un título de conducción. Aparte, los cambios de marcha suenan irreales y al llegar a la más alta el sonido es lineal, sin ninguna progresión.
Echamos de menos también un cuenta revoluciones, la posibilidad de cambiar de marchas manualmente o tiempos por sectores y diferencias con los de adelante y atrás.

A por esos puntos saltando esa rampa amarilla

A por esos puntos saltando esa rampa amarilla

MCC tiene opción de modo online multijugador, y decimos opción porque aparece en los menús pero nos ha resultado imposible (por más que lo hemos intentado) acceder a una partida en red. Nunca encuentra jugadores con los que jugar y si creas una partida puedes estar horas sin que nadie acceda. Por tanto, no hemos podido saber qué aspectos buenos puede ofrecer. Desconocemos si el problema radica en los servidores o que realmente no hay nadie conectado nunca.

COMENTARIOS FINALES

Motorcycle Club tiene ideas que puestas sobre la mesa suenan bien: diez circuitos más sus versiones inversas, usar distintos tipos de motos en una misma carrera, marcas reales y muchos modelos, y desafíos para conseguir nuevas motos. Pero una vez arranca el juego todo lamentablemente se convierte en un quiero y no puedo: IA nula de los rivales, gráficos muy simples, sonido desaprovechado, modo online no funcional y físicas repetitivas y aburridas. Entendemos que no es una súper producción pero se le podía haber sacado mucho más jugo a un juego que se seca al jugar 3-4 horas.

NOTA: La distribuidora del juego en España, BadLand Games, nos hizo llegar una copia gratuita para su análisis.

motorcycle-club,

Anuncios

Un pensamiento en “Análisis Motorcycle Club PS4: ¿un buen juego de motos en consola?

  1. Estoy arto de jugar géneros de carreras es lo que más me gusta en especial las motos, e probao de todo en play station desde la 1.

    Me acabo de bajar la demo gratuita y os aseguro que es la mayor mierda de este género ala que e jugado, solo la pérdida de tiempo en la descarga me hace sentir estafado, menuda decepción de juego, basuraa!!!.

    En mi opinión para los que seais moteros y queráis ” sentir lo mismo” en vuestras consolas no dudéis de títulos como los sbk (cualquiera) y de motogp el 13 y el 14, el 15 no lo e probado pero imagino que abran seguido los mismos pasos. De estos para abajo el unico que recuerde que mereció la pena fue el motogp 4 de play2, lo demás mierda…sin entrar en los de Mx que hay alguno (pocos) que escojonudo.

    Lo dicho este juego me parece un insulto al mundo de la moto y a nuestra inteligencia ya que es muy limitadito

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s