ANÁLISIS

Análisis Hand of Fate PS4. Ilusiones desvanecidas


Hand of Fate es un juego de la compañía australiana Defiant Development que ha tenido desde el verano del año pasado una versión beta que todos los usuarios de PC han podido disfrutar. Ahora, a mitad de febrero llega a PC, Xbox One y PS4 con una versión finalizada. Los desarrolladores nos han hecho llegar la versión para PS4, que se puede adquirir en la PSN Store por 17,99€. ¿Merece la pena? Te lo hacemos saber.

Hand of Fate es básicamente una mezcla de juego de cartas y RPG, una mezcla que a primera vista es atractiva y fresca. Todo se nos plantea de la siguiente manera: nos encontramos de frente con un mago, hechicero o como lo queramos llamar, que tiene barajas de cartas que irán determinando nuestro destino como jugadores. Hay dos modos de juego, historia e infinito. El modo historia nos llevará a lo largo de 4 fases principales, al final de las cuales nos enfrentaremos a un “boss”. El modo infinito alarga esto sin fin, teniendo que ir avanzando con combates y mecánicas similares pero sin tener un horizonte claro.

Las primeras horas con Hand of Fate son interesantes, incluso divertidas. El componente de fortuna a la hora de destapar las cartas y que eso sea lo que haga que ganemos armas, objetos o salud está bien planteado. Cierto es que normalmente salen las cartas con peores premios o con castigos, algo que prefiero achacar a mi mala fortuna y no a una mano oscura que condicione el resultado. Los combates resultan curiosos. Igualmente, hay fases de habilidad en las que hay que enfrentarse a distintas trampas. Hasta aquí todo bien: fresco, bien pensado y con pinta de atraparnos. Lamentablemente, hemos sentido todas esas sensaciones solo hasta las primeras dos o tres horas de juego. Y es que a partir de ahí todo se diluye. Los combates son siempre iguales, repitiendo mecánicas que los convierten en aburridos. No es que los “hack and slash” se caractericen por ser variados, pero los grandes del género (te tiene que venir a la cabeza Diablo) saben combinar mecánicas mucho mejor. Otro problema es la ausencia de nivel en el personaje, lo cual hace que aunque consigamos nuevas armas, nunca lleguemos a sentir una progresión que nos haga sentir evolucionados. Es bastante tosco que las fases parezcan siempre iguales: enemigos a los que matar y trampas que superar (continuamente la misma idea). El sistema de avance tiene carencias porque plantea cosas tan ridículas como que cuando mueres tienes que empezar al principio de la fase. Esto no importa si te matan en el primer combate pero si lo hacen justo al final tendrás que estar 30-40 minutos volviendo a hacer algo de por sí aburrido y lento. Al estar a punto de morir tampoco sabes muy bien qué hacer, porque aunque tienes comida no hay manera de consumirla, ni pociones que restablezcan tu vitalidad. Así que entras en combates con 5-10 puntos de vida con la seguridad de que te matarán y tendrás que volver a hacer todo. Absurdo a más no poder. Eso no demuestra nivel de dificultad ajustado, demuestra mal hacer por parte de los programadores, que ponen sobre la mesa un producto con ideas a medio hacer. Al pasar de una fase a otra vuelves a empezar con la misma salud, dinero y armas que al principio. No has leído mal. Todo esto convierte a Hand of Fate en un juego que da muy pocas ganas de explotar.

Técnicamente no podemos esperarnos nada sorprendente al tratarse de un juego “indie”. Estamos de acuerdo. Pero Hand of Fate tiene errores y falta de pulido en algunas cosas que no podemos obviar. En los combates hay ralentizaciones que afectan a la jugabilidad porque hay bajadas de frames muy evidentes cuando estamos golpeando enemigos. Te acabas acostumbrando pero estamos en la nueva generación y PS4 no tiene ningún problema para mover personajes y escenarios como los que se plantean. En un principio los escenarios son atractivos, pero al igual que pasa con los demás aspectos comentados, una vez llevas unas horas jugando te das cuenta de que son repetitivos, con texturas simples y planas. Los personajes no salen mucho mejor parados, teniendo más apariencia de PS3, o incluso PS2, que PS4. Para terminar este punto, algo tan simple como cartas barajándose y poniéndose sobre la mesa también sufren de ralentizaciones, lo cual terminar de refrendar nuestra impresión de que la optimización es pobre a más no poder.

La música tampoco se va a llevar un Oscar. Nos encontramos con melodías machaconas, siendo casi todas parecidas. Hay fallos que muestran el poco pulido, como que cuando la pantalla se pone negra salten golpes de sonido inexplicables. Hay algo bueno dentro de tanto desastre: el juego ha sido subtitulado al español, lo cual es de agradecer para los que no controlen mucho inglés, ya que hay bastante texto que seguir.

El título tiene unos tiempos de carga ridículos para lo que después muestra. Para que os hagáis una idea, para cargar un simple combate puede estar entre 10 y 15 segundos. Incomprensible.

COMENTARIOS FINALES

Hand of Fate es un juego que coges con muchas ganas porque propone una rutina fresca, pero que después de unas dos-tres horas dejas en el olvido porque aún siendo indie hay cosas inaceptables: tiempos de carga ridículos, bajadas de frames innecesarias, sistema de evolución ridículo y combates repetitivos y sin sustancia. A 17,99€ en la Store se les ha ido un poco la mano. Creemos de verdad que solo merece la pena si lo ponen gratis para los suscriptores del Plus.

NOTA: los desarrolladores del juego, Defiant Development, nos hicieron llegar un código PSN para análisis.

hand-of-fate

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s