ANÁLISIS

Análisis Shadows Heretic Kingdoms (edición coleccionista) PC


Muy buenas viciados. Estamos hoy aquí para traeros el análisis de un juego de rol para PC, un clásico RPG de acción. Sin llegar a ser un  Hack&Slash como Diablo, este Shadows Heretic Kingdoms, una secuela de “Kult Heretic Kingdoms”, el título que tan buenos ratos nos hizo pasar por aquel año 2005, promete bastante.

Tras su salida en Noviembre del año pasado en forma digital gracias a Bitcomposer Games, ahora nos llega en forma de edición coleccionista de la mano de Badland Games. Los chicos de Farm Games han hecho todo lo posible para que volvamos a recuperar esas sensaciones de antaño con este Shadows Heretic Kingdoms (a partir de ahora SHK), así que vamos a ver si realmente vuelve a ser lo que fue.

Este SHK nos presenta un mundo paralelo a un inframundo entre los que debemos saltar para adaptarnos a los retos que se nos van presentando durante su walkthrough.

Un mundo en el que reina el caos y la corrupción (a que me suena eso…), en el que encarnamos a un demonio devorador de almas que se resiste a su destino y que adopta diferentes formas humanas, empezando por uno de los tres héroes muertos:  el arquero Jasker, el bárbaro Kalig o la hechicera Evia. Cada uno cuenta con sus habilidades propias. Este será el punto de partida de nuestra aventura.

1

Vista isométrica que tanto nos gusta en estos juegos

Pues bien, ahora es cuando empieza lo bueno, puesto que nuestro devorador podrá controlar hasta a 15 formas humanas y no tan humanas como por ejemplo un ogro gigante, cada uno con sus propias habilidades, virtudes y defectos que nos harán poder disfrutar de este título completamente sin tener que crearnos un nuevo personaje y pasarnos todas las fases de nuevo para explotarlo. Esto, junto a los dos planos de realidad en los que debemos movernos dependiendo de las diferentes circunstancias que se nos plantean durante nuestra aventura, hacen que este SHK sea un título fresco e innovador, digno discípulo de títulos tan importantes como Diablo o Sacred aunque con algunas carencias que más adelante pasaremos a describir.

Este SHK posee un sistema de control clásico de ratón y teclado que personalmente es el que más me gusta, y la posibilidad de uso de un gamepad, con el que para mí pierde su rollo retro pero que puede ser muy útil para las new generations of gamers o jugadores noveles que tienen la consola como principal fuente de ocio y hacen alguna incursión esporádica en el mundo del gaming para PC.

En cuanto a la jugabilidad, debemos decir que como buen RPG tiene un sistema de quests, subquests y subquests de las subquests de espanto…. vamos, que no te las acabas. Es un tema que al final acaba dando la sensación de repetición constante, aunque, eso sí, con un sistema de tomas de decisiones en algunas de ellas muy interesante que le dan, junto a los puzzles que nos vamos encontrado en nuestro devenir del juego, un punto de adicción muy adecuado. Esto sucede más claramente al principio, aunque al final acaba haciéndosete algo tedioso, debido en gran parte a que todos los diálogos e incluso los subtítulos solo disponen de 4 idiomas: inglés, alemán, ruso y, atención, polaco. Se convierte realmente es un handicap enorme para aquellos usuarios que no posean cierto nivel de cualquiera de estos idiomas porque les hará perderse en la inmensidad de quests y subquests de las que dispone el juego y que, además, son muy necesarias para el desarrollo de la historia y las valoraciones de las estadísticas de cualquier arma, armadura u objeto que nos vamos encontrando y “loteando” durante nuestra aventura.

En lo referente a mapeados y escenarios, cuando estamos en forma humana, vemos unos entornos muy bien cuidados y detallados, con una variedad suficiente de enemigos como para tener esa sensación de inmersión en la trama para no entrar en una monotonía no deseada. Sin embargo, cuando estamos en el mundo onírico de la mano de nuestro diablo devorador vemos muy poca variedad de enemigos y unos escenarios simplones y sin personalidad.

2

Con un mapeado tan largo hay que asegurarse de ver y explorar todo

Es de destacar su sistema de recolección de almas de los enemigos caídos que después sirven en tiempo real para consumirlas y recuperar nuestra barra de salud. Echamos de menos, no obstante, esa barra de maná típica de este tipo de juegos que hace que tengamos que utilizar diferentes estrategias a la hora de usar nuestros ataques de magia, o esa barra de fuerza o destreza tan útil en otros títulos del género y que aquí quedan relegadas a la memoria del jugador.

Con lo que sí contamos es con un desarrollo de habilidades bastante bien implementado que nos permite personalizar de manera razonable nuestros personajes, teniendo de dos tipos: pasivas, que son las no usables y que nos dan potenciadores permanentes, y activas, que mejoran las habilidades que ya poseemos en ataque o en defensa y que son las que usamos a nuestro antojo, siempre teniendo en cuenta un tiempo de cooldown o recuperación clásico.

3

Siempre es un placer estar un buen rato mejorando nuestras armas y viendo lo que podemos llevar

Destacable por supuesto es también su sistema de “crafteo” puro y duro, pudiendo “craftear” desde armas y armaduras a pociones de todo tipo, lo cual es un punto muy a su favor. Todo lo contrario de los loots que son escasos y de baja calidad, lo que le resta algo muy importante en este tipo de juegos como es la ansiedad del coleccionismo y el afán de seguir y seguir machacando el ratón con el único fin de encontrar aquel objeto que nos de ese puntito de habilidad mejorada que haga la diferencia para liquidar a ese boss que tantos dolores de cabeza nos ha dado. Con la dificultad también nos hemos encontrado algo descolocados, ya que en el mismo mapeado encontramos enemigos que liquidas solo con mirarlos y otros que, o pasas de largo si puedes, o eres carne de cañón.

Otro aspecto que sí nos ha gustado mucho es la implementación de puzzles durante nuestra aventura, a veces necesarios para avanzar en la historia o a veces simplemente para conseguir algún objeto de alguna subquest.

La ambientación musical y banda sonora nos ha parecido algo repetitiva en algunos momentos aunque muy bien elegida con el fin que persigue, que es darle una conexión con el entorno y la acción adecuadas.

Gráficamente el juego es aceptable como ya os he comentado viciados, tiene un nivel de detalle y sombras alto en los momentos en los que estás en los mapeados reales, que son las zonas donde se puede valorar mejor, ya que en el mundo onírico son todo efectos de humo y luces casi monocromos donde no es valorable este apartado.

COMENTARIOS FINALES

Este SHK es un juego que se queda a medias en muchos sentidos, que tiene una base muy adecuada para convertirse en un muy buen título del género y que ha quedado relegada a un quiero y no llego. Y cuando llego igual me paso y me aburro. Un título entretenido y recomendable por los 13,99€ que nos cuesta a través de la plataforma Steam, pero que tiene detrás gigantes como Diablo que le hacen sufrir un listón muy alto de superar. Eso sí, como decimos, recomendable para los amantes del género que busquen un nuevo título que explotar y explorar.

NOTA: la distribuidora del juego en España, BadLand Games, nos hizo llegar una copia para su análisis.

shadows-heretic-kingdoms

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s