ANÁLISIS

Análisis World Rally Championship 5 PS4: un madurito muy novato


Muy buenas, viciados. Después de este espectacular vídeo de presentación de este World Rally Championship 5, a partir de ahora WRC5, vamos a analizar si realmente los chicos de Kylotonn Games consiguen lo que nos prometen. Pues como os acabo de decir WRC5 está desarrollado por la compañía Kylotonn Games que es la misma desarrolladora de títulos como Cursed Crusade o Motorcycle Club, siendo esta su primera incursión en el mundo de la simulación de carreras de rallies tras abandono de la franquicia por parte de la anterior compañía Milestone Studios, responsable de los anteriores títulos de la saga y que ahora asume su propia IP de rallies.

Este WRC5 está producido por Big Ben Interactive y distribuido en España por Badland Games, la cual nos hizo llegar una copia de PS4 para su análisis. Tras un año en blanco de la saga nos ponen en el mercado un juego ambicioso destinado a convertirse en referente de juegos de simulación de rallies, ¿lo habrán conseguido?

Pasemos a detallar todo el contenido que nos ofrece: en cuanto a localizaciones y tramos hay que decir que la desarrolladora dispone de  la licencia oficial de la FIA. Por ello, dispondremos de los trece rallies de que consta el mundial con 5 tramos disponibles de cada uno que nos dan un total de 65 tramos, además de las llamadas Power Stages que son tramos especiales puntuables y que disfrutaremos en cualquiera de los 13 rallies que tiene el campeonato mundial. Asimismo, se pueden elegir tres categorías, o sea, J-WRC,  WRC2 o la categoría reina WRC, con un total de 51 pilotos sin faltar ninguno de los más importantes.

Dispondremos además de un Modo carrera donde empezaremos desde la categoría Junior-WRC hasta llegar a la máxima y conquistar el cetro mundial como en su día lo hicieron grandes mitos de este deporte como Carlos Sainz, Sebastian Loeb el tristemente malogrado Collin McRae. También tenemos un modo Autoescuela donde podremos perfeccionar nuestras técnicas de conducción y mejorar nuestro estilo al volante de estas máquinas de más de 300 CV. Por otra parte, tenemos el modo online para hasta 8 jugadores donde disputaremos los tramos viendo los fantasmas de nuestros rivales, algo caótico en ciertos momentos aunque le da un aire fresco al título que realmente lo necesita. Existe un modo multijugador local y desafíos semanales y mensuales con clasificaciones online que otorgan premios a los mejores en forma de camisetas o gorras con motivos del título.

Pues bien entremos a fondo en su jugabilidad, ciertamente donde más flojea este título.

Lo primero que queremos comentar es la total incompatibilidad con volantes de cualquier otra marca que no sea Thrustmaster, que aunque la consola lo sea, el título no lo es y teniendo en cuenta que esto no ocurre en la versión de PC, queda probado que no habría sido dificultoso para la desarrolladora implementar dicha compatibilidad en PS4.

Las pruebas que hicimos con el Dual Shock 4 nos dieron la sensación de estar ante un juego poco logrado en cuanto a simulación y bastante arcade para lo que se pretendía conseguir, aunque el mando respondía bastante rápido a nuestras peticiones de dirección gas o freno con muy poco inputlag lo que es fundamental en un juego de velocidad, no nos quisimos quedar con la duda sobre este particular, así que nos hicimos con una copia de PC e intentamos valorarlo en su justa medida para no hacer un análisis sesgado por falta de medios técnicos, y,  ¿cuál fue nuestra sorpresa?

Nos encontramos ante unas físicas bastante malas y con un ForceFeedback muy flojito, casi sin intensidad donde era complicado notar las diferencias entre las distintas superficies. En las deslizantes las físicas eran aún peores, en fin un desastre, sin duda y como decimos en nuestro titular un juego maduro y una compañía que ha pagado su inexperiencia en forma de novatada aunque con una buena base para desarrollar futuros títulos de la saga.

Tampoco nos queremos olvidar de un sistema de reglajes y reparaciones de los vehículos al final del día típico de los títulos de la saga muy poco configurable y con poca incidencia en la conducción, más allá de los daños que si los configuras en reales sí notas la disminución de prestaciones a medida que se va rompiendo tu coche.

El apartado gráfico también es bastante justito. Es una evolución de los anteriores de la saga. Sin embargo, estamos hablando de consolas de nueva generación y precisamente aquí es donde se queda corto, sin aprovechar todo el potencial de la PS4, a estas alturas ya sin excusas. Después de salir al mercado títulos como Project CARS o Drive Club, se queda como un juego intergeneracional y esto no es algo tolerable en nuestra opinión.

Eso sí, dispondremos de varias cámaras: dos de ellas exteriores, una de capó y otra a ras de pista además de la del volante y precisamente en esta es donde nos damos cuenta de que el juego no está desarrollado para las consolas nuevas, ya que es bastante incómoda y tiene poco ángulo de visión por lo que se hace muy complicado reaccionar ante situaciones a alta velocidad. No es este problema nada propio de los juegos de simulación antes mencionados en consolas de nueva generación.

Otro tema que nos ha llamado la atención son los tiempos de la IA, principalmente porque en los diferentes puntos de control no te va marcando los parciales con respecto a tus rivales, lo cual en un juego de simulación sería lo más importante, sino que además las diferencias al final de los tramos son totalmente incoherentes en ocasiones: en tramos cortos sin fallos apreciables nos meten muchos segundos de diferencia y en tramos muy largos si conseguimos quedar delante nunca hay diferencias superiores a unas décimas. Esto es algo que nos ha llamado poderosamente la atención y a lo que no encontramos explicación lógica mas allá de que exista algún algoritmo oculto de programación para que sea así y que intente equilibrar los tiempos con el objeto de mantener la dificultad. En fin, un despropósito…

El sonido tampoco nos parece del todo acertado: es cierto que se escuchan muchos efectos de derrapes, petardeos de motores y cosas propias de este tipo de coches, pero señores no todos los coches suenan igual y en este título las diferencias son tan mínimas que parecen casi los mismos o por lo menos las diferencias son muy difíciles de apreciar.

COMENTARIOS FINALES

En conclusión diremos que este WRC5 adolece de falta de las capacidades necesarias para considerarse simulación de conducción, con un apartado gráfico intergeneracional, y  pocas opciones de configuración de los coches, aunque, eso sí, con la licencia de todas las marcas y pilotos del campeonato que lo hace muy atractivo además de un apartado online muy divertido y novedoso. Un juego para echar unos piques con los amigos y conocer las localizaciones y superficies de los diferentes rallies del mundial.

NOTA: la distribuidora del juego en España, BadlandGames, nos hizo llegar una copia para su análisis.

WRC-5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s