ANÁLISIS

Análisis The Collider 2: naves al estilo moderno


En viciadosmasmil ya tuvimos una muy buena experiencia con Geometry Wars 3, un juego de naves distribuido por Activision que nos encantó. Ahora Shortbreak Studios, filial indie de la gran Techland, nos ofrece volver a meternos en un mundo de naves espaciales. Veamos qué ofrece.

The Collider 2 está disponible en Steam al precio de 9,99€, lo cual ya lo hace atractivo pero queremos deciros si merece la pena incluso teniendo un precio tan bajo. Shortbreak Studios nos pone a los mandos de una nave en escenarios tridimensionales pero que no se mueven de izquierda a derecha sino de fuera a dentro, algo muy parecido a lo que sucedió con Crash Bandicoot en su tiempo. Vamos a poder elegir dos modos de juego: historia (llamado “mission mode”) o supervivencia (llamado “survival mode”). El juego no trae los menús traducidos lo cual no es un gran problema porque todo es bastante intuitivo y no hay mucho que leer.

El primero de los modos nos permite ir avanzando por hasta 6 mundos en los que tendremos que ir superando misiones. Las hay de distinto tipo: llegar al final en un tiempo determinado, acabar con una serie de items, etc. Una vez acabemos la misión se nos darán una serie de escudos dependiendo de nuestra habilidad. Podemos llegar a conseguir hasta 3 por misión. Esto al principio no parece importante porque podemos avanzar misión tras misión pero llega el punto en el que para acceder a los siguientes mundos tendremos que tener un número mínimo de escudos (al igual que sucedía en Geometry Wars 3). Está claro que la filosofía de este enfoque es la de subir la dificultad a medida que vas llegando a más niveles pero no me parece lo más adecuado, más que nada porque a más de uno le dará por cansarse de tanta complicación y dejará el juego apartado. Creo que sería más inteligente eliminar ese factor de dificultad y sí añadir distintas dificultades dentro de los propios niveles, algo de lo que este The Collider 2 no dispone. Al final de cada mundo nos encontraremos con una fase de mayor dificultad de lo normal, lo que podríamos considerar el boss. La verdad es que son bastante desquiciantes así que los no muy habilidosos van a tener pesadillas con ellas.

El segundo modo de juego disponible en este indie es el llamado modo supervivencia. Aquí vamos a enfrentarnos a otros jugadores de todo el mundo en un modo semi-online. Lo de semi-online lo decimos porque no vas a poder verte en directo con las naves de otros gamers, sino simplemente verás la tabla de clasificación a nivel mundial y podrás intentar subir puestos. El nivel que muestran es larguísimo y pudimos llegar a los primeros 140 del mundo, pero a partir de ahí puedes volverte loco. Los primeros clasificados tienen algún tipo de vida en la que solo ven la pantalla y sus manos están pegadas al mando porque si no no se entiende la puntuación que alcanzan. Es un modo curioso y que sobre todo te sirve para ganar dinero y subir nivel mucho más rápido que en el modo historia, pero llega el punto en el que si no eres un bicho raro no podrás picarte con los puestos altos de la tabla. Creo que el haber tenido tablas por países o al menos continentes le habría dado algo más de gracia y tiempo de enganche. Tal y como está planteado, no es así.

En ambos modos vamos a poder mejorar los atributos de nuestra nave canjeando las monedas que conseguimos durante y al final de cada nivel. El turbo, la velocidad a la que la nave se enfría o la frecuencia con la que salen ciertos items son algunas de las cosas que podremos ir subiendo de nivel. Esto está bien planteado pero las naves son todas iguales y solo les cambia el color. Echamos de menos la opción de tener naves con mejores o peores características que se adapten a unos niveles u otros.

La música que suena raya a buen nivel pero tampoco es algo para tirar cohetes. Encima, es muy repetitiva. El apartado visual es adecuado y para ser un juego indie no tenemos mucho que decir en su contra (ni a su favor).

Controlar la nave al principio se hace algo tosco y tuvimos que ajustar la sensibilidad del pad pero con el tiempo es bastante satisfactorio. Eso sí, prepárate para frustrarte muchas veces. Hay momentos en los que te darán ganas de tirar el mando por la ventana.

CONCLUSIÓN

The Collider 2 es un juego indie de naves con muy buenas intenciones y que nos tendrá enganchados durante varias horas. A un precio de 9,99€ eso ya es de agradecer. Sus fases son exigentes y su planteamiento retro con toques modernos nos ha gustado. Eso sí, le faltan detalles por pulir para realmente ser el juego que tiene potencial para ser: dificultad basada en el hecho de superar niveles de manera casi perfecta, naves sin distintos atributos y un modo supervivencia con solo el reto de subir algunos puestos en la clasificación mundial. Sea como sea, lo recomendamos para pasar un rato de pique y esperamos que el siguiente cubra los huecos que este deja.

NOTA: la distribuidora del juego, Techland, nos envió un código de Steam para su análisis.

the-collider-2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s