ANÁLISIS

Análisis No Man’s Sky (PS4) | El hype puede matar


No Man’s Sky (NMS desde ahora) es uno de los juegos con más hype de los últimos tiempos. Lo fue Watch Dogs hace ya bastante y ahora lo es este. En mi opinión incluso tiene más NMS que el juego de hackers de Ubisoft. Hay veces que esta ansia es buena y otras en las que se convierte en el peor compañero de viaje. Veamos qué ha sucedido con el juego de Hello Games.

Poniéndonos en antecedentes, NMS está creado por los desarrolladores británicos que hicieron posible Joe Daxter en móviles. Si lo recordáis, este juego fue de los de mayor calidad y diversión de los últimos años en formato smartphone. Trataba de superar zonas haciendo piruetas con una moto de motocross. Lo probé en su momento y es cierto que me tuvo enganchado unas horas pero como pasa siempre con esta plataforma, pronto se convierte en un icono en el móvil que no presionas nunca. Siendo gamer (estaréis de acuerdo) los juegos de móvil son solo un pasatiempo para cuando estás esperando por alguien. Y punto. Pues bien, Hello Games, en el E3 de hace dos años creó muchas buenas sensaciones cuando presentaron mundialmente NMS. Exploración espacial sin límites salvo los de tu imaginación. Quintillones de planetas todos ellos generados de manera matemática y aleatoria. Una experiencia distinta para cada jugador y con pinta de ser innovadora a más no poder. Bien. El tiempo fue pasando y las noticias sobre NMS escasearon mucho más de lo normal. Ningún gameplay claro, dudas sobre su fecha de salida, dudas sobre lo que realmente ofrecería. Dudas, dudas, dudas. En ocasiones estas dudas son una acertada campaña de marketing. Pensemos en la serie GTA. Las novedades sobre su nueva parte siempre se dosifican con cuentagotas y cuando creen que es el mejor momento preparan un evento mundial para presentar su gran tráiler. Todo el mundo con la baba cayendo y a flipar todos los aficionados con las nuevas aventuras de mundo abierto en ciudades estadounidenses. Sea como sea, con NMS esa carencia de novedades planteaba muchas dudas a muchos de nosotros.

El juego por fin ha llegado a las tiendas después, eso sí, de más de un retraso sobre lo esperado. Todo esto con la esperanza de que mejorara lo que aún estaba por pulir. Ya lo tenemos y hemos querido meterle bastantes horas para poder traer un análisis real y honesto.

NMS nos planta en un planeta aleatorio en el que lo primero que debemos hacer es arreglar nuestra nave. Para ello, tendremos que recolectar materiales con el láser de nuestro arma. Todo lo que podremos recoger son elementos de la tabla periódica así que si alguno era regular (o es) en  física y química, es buen momento para repasar gracias a Hello Games. Una vez hayamos arreglado nuestra “spaceship” vamos a irnos a surcar la galaxia.

NMS tiene un grave problema: durante las primeras 8-10 horas te engancha muchísimo porque es algo nuevo, te dan ganas de recolectar materiales y mejorar tu nave, exotraje e inventario de herramientas. También ostenta el honor de ser de los juegos que más me han quitado la noción del tiempo. Recorrer zonas como las que plantea es muy agradable. Aprender palabras de las distintas criaturas para poder recibir las mejoras de más nivel o simplemente por el placer de saber que conoces algo sus idiomas. Las primeras horas…

Después hay un giro de ciento ochenta grados que es lo peor que le podría suceder al juego de Sean Murray. Giro que te empieza a llenar de dudas sobre lo que realmente está pasando cuando juegas. Las rutinas comienzan a ser iguales hasta la extenuación: recolectar objetos, mejorar equipo, aprender palabras, viajar a otros planetas, matar centinelas que presentan siempre la misma dificultad… Encima empiezas a mosquearte porque ves que los planetas son muchas veces yermos. Nada que destaque. Llegados a este punto uno empieza a investigar y se encuentra en internet con declaraciones de Murray afirmando que vas a poder combatir con otros jugadores online, que otros podrán ir contigo… Todo es falso, algo que él mismo se aseguró de matizar días antes de la salida al decir que era tremendamente difícil encontrarte con más gente por la cantidad desorbitada de mundos que hay en NMS. Hay otras pero esta es la mayor falacia de las que dijo. NMS no tiene ningún carácter multijugador, ninguno. Lo afirmamos tan claramente porque hasta el resquicio que queda es tan remoto que no nos parece que deba ser tenido en cuenta: se dijo que al nombrar un planeta o una especie, otros jugadores podrían verla cuando pasaran por ese mundo. Sin embargo, es tan imposible que eso suceda que al tiempo te das cuenta de que no tiene sentido nombrar más planetas para que nadie los vea. Decepción que me hizo sentir muy mal.

Las batallas contra otras naves también son un fracaso. No tienen variedad y no dependen de tu habilidad sino más bien de la nave que lleves. Algo que se podría haber implementado con más mimo y que no es más que un Arcanoid en 3D. Nos han dejado tristes igualmente los diálogos del protagonista con los seres alienígenas. Al principio (palabra maldita para NMS) lo ves como algo con mucho potencial, que puede contar historias de su estancia en el planeta, de sus ancestros, de posibles relaciones de un planeta con otro, pero finalmente no son más que textos inconexos que solo están pegados para disculparse por la incapacidad de los guionistas de hacer algo de calidad.

Cuando un juego se retrasa tanto y se da tan poca información sobre él, la cosa huele mal. Se ha confirmado que el tiempo no se ha usado para incluir un multijugador decente, batallas espaciales gratificantes o un argumento bien ideado. No queremos hacer spoilers, pero debemos decir que la narrativa y en lo que todo acaba es más que simple.

¿Y qué pasa con los gráficos? ¿Es NMS agradable a la vista? Pues no. En las imágenes sacadas antes de la salida, veíamos estampas bellas, coloridas y vivas. Una vez lo ves en pantalla te das cuenta de que no es lo que esperabas. Primero porque no hay casi planetas con colorido y segundo porque hay una generación de texturas brusca (popping) que da miedo. Acatando el hecho de que el juego está hecho por un estudio indie, podemos entender mucho, pero no esa generación repentina que se podría haber evitado con una producción más larga y cuidada.

COMENTARIOS FINALES

No Man’s Sky es una víctima feroz del hype exagerado. Una campaña brutal de Sony para promocionar el título en versión PS4 ha hecho que las expectativas sean enormes. La poca información a lo largo del desarrollo ha hecho que ese hype crezca al igual que con la saga GTA. Pero No Man’s Sky no es GTA. Ni de lejos. Las primeras horas nos engancha y llegamos a pensar que hay mucho más por ver y disfrutar, pero después de esos primeros compases lo que hay es lo mismo: mecánicas repetitivas en grado altísimo, sistema de combate simple y decepcionante y prácticamente ningún aliciente para continuar. Ni siquiera la narrativa. La mentiras descaradas por parte de su principal creador, Sean Murray, incrementan mi sabor amargo. Unas bases más que interesantes para futuros juegos desperdiciadas por las falsedades, las prisas y el aburrimiento supino después de 8 horas.

NOTA: la distribuidora del juego en España nos hizo llegar una copia para su análisis en PS4.

no-mans-sky

Anuncios

2 pensamientos en “Análisis No Man’s Sky (PS4) | El hype puede matar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s